Elecciones francesas

Desde el comienzo de la campaña electoral francesa, toda Europa mira de reojo al país galo a la espera de descubrir qué pasará y quién será finalmente el elegido para ser presidente de la República.

El próximo 7 de mayo, la ultraderechista Marine Le Pen y el exministro socialista de Economía, Emmanuel Macron, se disputarán el Eliseo y ese será el momento en el que descubriremos si el país decide apostar por una opción proteccionista y con el euro como enemigo o por una solución más europeísta y globalizadora.

No es la primera vez que Le Pen, candidata del Frente Nacional, se postula como candidata a presidente de la República pero, en el caso de Macron, la situación es diferente. Tanto él como su partido En Marche!, fundado por él mismo en 2016, se presentan por primera vez al cargo y, al igual que pasó en España con Podemos y Ciudadanos, su éxito ha sido una gran sorpresa.

Sin embargo, este no ha sido el único sobresalto de la primera vuelta de las elecciones. Cabe destacar que solo uno de cada cuatro franceses ha votado a un partido tradicional y, en el caso de los socialistas, cabe tener en cuenta que han conseguido el peor resultado de las últimas décadas. Su candidato, Benoit Hamon, ha admitido que el resultado ha sido un fiasco pero ha manifestado que tanto él como su partido van a apoyar a Macron a fin de “luchar contra el Frente Nacional y contra la extrema derecha”.

El candidato conservador François Fillon se ha posicionado en la misma dirección y ha asegurado que “no hay otra opción que votar contra la extrema derecha. Votaré por tanto a favor de Emmanuel Macron”. Por su parte, el izquierdista Mélenchon, candidato afín a Podemos y Pablo Iglesias, ha dicho que lo consultará con sus bases a través de la plataforma de Francia Insumisa.

Dejar respuesta