Guernica. Reina Sofia
El Guernica de Picasso. Fuente: Museo Reina Sofía.

Era 1937 y España estaba sumida en una Guerra Civil desde hacía un año. En Francia, por su parte, se ultimaban los preparativos para la Exposición Internacional de Paris de 1937 y el malagueño Pablo Picasso recibía el encargo de pintar un cuadro para el Pabellón Español. El resultado de aquel encargo fue el Guernica, uno de los cuadros más importantes del siglo XX. 

El 26 de abril de aquel año la legión Condor alemana bombardeaba Guernica, un municipio situado en el País Vaso, y estos hechos conmocionaron a Picasso hasta tal punto que le sirvieron como fuente de inspiración. Tan solo dos meses después del bombardeo, para principios de junio, ya tenía su cuadro listo y éste se expuso por primera vez en el Pabellón de la República Española de Paris.

A partir de ese momento, la obra recorrió toda Europa (Oslo, Copenhague y Londres, entre otras) para finalmente llegar a Nueva York el 1 de mayo de 1939 donde estuvo por deseo de Picasso hasta 1981, cuando se instauró de nuevo la democracia en España. El cuadro regresó a nuestro país para ser exhibido primero en el Casón del Buen Retiro y después en el Museo Reina Sofia, donde se puede visitar desde entonces en exhibición permanente.

Este año se celebra el 80 aniversario de la creación de la obra y el Museo Reina Sofia acoge hasta el próximo mes de septiembre la exposición Piedad y terror en Picasso. El camino al Guernica en la que intenta explicar por qué este cuadro se ha convertido en imagen de terror.

La exposición recoge más de 180 obras realizadas por el pintor desde los años veinte hasta el Guernica y su intención es mostrar cómo influyó su trabajo previo en la creación de esta obra, convertida hoy en icono político y artístico. Museos tan internacionales como el Tate Modern de Londres o el MoMA de Nueva York han colaborado con la puesta en marcha de exhibición.

Dejar respuesta